Las 3 razones por las que el Congreso dijo SÍ a las plantas desalinizadoras en BC

La polémica se desató luego de que el Congreso de Baja California aprobara con 13 votos a favor, 04 en contra y 08 diputados ausentes la celebración de contratos y asociaciones público-privadas para instalar plantas desalinizadoras de agua en Rosarito y San Quintín.

El conocido como Dictamen Número 95 presentado por la Comisión de Hacienda y Presupuesto y leída por la diputada Iraís Vázquez ha traído opinión dividida debido a las formas en que se dio esta reunión de carácter urgente en el Congreso en el que fueron casi una decena los ausentes para dar una resolución al tema.

Este tópico, en sí, ya había sido planteado y aceptado desde hace un año. La única diferencia a lo que ocurrió el día de hoy es que se realizaron unas modificaciones para cumplir con los requerimientos necesarios para la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Así estuvieron las votaciones:

A FAVOR

Iraís Vázquez Aguiar, Eva María Vázquez Hernández, Andrés de la Rosa Anaya, José Félix Arango, Ignacio García Dworak, Mónica Hernández Alvarez, Victoria Bentley Duarte, Trinidad Vaca Chacón, Raúl Castañeda Pomposo, Alfa Peñaloza, Sergio Tolento, Carlos Torres Torres y la perredista Rocío López Gorosave.

EN CONTRA

Claudia Agatón, Alejandro Arregui, Bernardo Padilla y Miguel Ángel Osuna Millán.

NO ASISTIERON

Luis Moreno Hernández, Víctor Morán Hernández, Catalino Zavala Márquez, Benjamín Gómez Macías, Marco Antonio Corona Bolaños y Job Montoya Gaxiola.

Para comprender los beneficios de esta resolución, hay tres puntos cruciales que se deben de conocer y así saber por qué el Congreso terminó dando el ‘sí’ de una forma tan urgente a este Dictamen.

1.- NO SECAR AL VALLE DE MEXICALI

Al contar con una planta desalinizadora que será capaz de aportar agua a toda Baja California, de dejará de solicitar de este vital líquido solamente del Valle de Mexicali.

 

2.- ENSENADA NECESITA AGUA

Serán cerca de 100 millones de litros de agua los que se pretenden producir para así, finalmente, cubrir con la alta demanda no satisfecha desde hace tiempo en el municipio de Ensenada y otras zonas de la región.

3.- IMPULSO A LA AGRICULTURA

Agricultores de todo el estado, sobre todo del Valle de Mexicali, se verán beneficiados ante una mayor oferta de agua potable para el oficio del que dependen miles de familias en Baja California.

Se espera que las plantas desalinizadoras comiencen a entregar agua a finales de 2019 y terminar con la carencia de agua que ha aquejado a Baja California en los últimos años, problemática que, entre más pasa el tiempo, más va agrandándose y las opciones de solución se reducen.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario